jueves, 13 de enero de 2011

Razones que dan las personas para permanecer en situación de abuso o maltrato

"¿Por qué los adultos permanecen en relaciones abusivas?" También es algo complejo de entender. Las paraejas con relaciones abusivas tienen diferentes razones para permanecer en ellos.

Una primera  serie de  razones para permanecer en una relación abusiva son  prácticas, aunque no  siempre racionales. Algunas personas maltratadas sienten que no pueden salir de sus relaciones, ya que dependen económicamente de ellos. Por ejemplo, un maltratada  madre puede sentir que ella no puede salir de su relación abusiva, porque si lo hace, no tendría forma de proveer para sus hijos.

Otras personas abusadas pueden quedarse porque creen lo correcto, lo que se debe hacer, habida cuenta de sus antecedentes religiosos o culturales. Algunas personas católico practicante, por ejemplo, creen que el divorcio es una cosa mala que hay que evitar en la mayoría de los casos. Estarán más motivados a aguantar hasta límites increíbles el abuso conyugal, porque la alternativa es ir en contra de las enseñanzas de su iglesia/padres/valores/etc.

Sin embargo, otros pueden racionalizar permanecer en relaciones abusivas porque piensan que es lo que hay que hacer por el desarrollo y bienestar de sus hijos. Se pueden  decir a sí mismos, "si sólo se tratara de mí, me iría de este matrimonio, pero mis hijos será mejor que tengan un hogar intacto que  no soportar la incertidumbre de un divorcio". A pesar de que en todos los caso no sea esta una posición racional, puesto que para los hijos la convivencia con el maltrato puede ser muchísimo más perjudicial para su desarrollo.

Sin embargo, independientemente de la verdad de cualquiera de estos razonamientos, el creer que ella crea que es  verdad es más poderoso que el que sea o  no verdad para los demás.

Una segunda serie de razones de por qué las personas permanecen en relaciones abusivas es debido al llamado "ciclo de abuso". El abuso, al igual que otros procesos y patologías, tienen diferentes fases o etapas.  Comienza con la acumulación de tensiones que desata un episodio de abuso específico y culmina con las disculpas o las justificaciones.  Al cabo de determinado tiempo se olvida el incidente, hasta que nuevamente comienzan a acumularse tensiones y ocurre otro episodio de abuso. En un caso típico de abuso doméstico el abuso tiende a presentarse periódicamente (en función del ciclo), en lugar de constantemente (todo el tiempo). No hay principio claro para el ciclo de abuso, pero con objeto de describirlo de alguna manera concreta, podemos empezar por una fase arbitraria. Algo sucede, ya sea real o imaginado por el abusador o maltratador, que genera sentimientos de ira e incluso rabia. Estos sentimientos dan lugar a la segunda fase del ciclo, que es donde el comportamiento abusivo real ocurre. Tal comportamiento puede ser verbal, físico, emocional o psicológico, o sexual (Descalificada, degradada, insultada, golpeada, ignorada).. Si el ciclo se detuviera aquí, para la victima sería muy fácil salir de ello. Sin embargo, poco después de los hechos abusivos ocurran, el abusador frecuentemente expresa remordimiento o culpa y quiere disculparse. El abusador se jura, "Nunca volverá a suceder" y puede llenar a la víctima de regalos y exigir que lo perdone. Puede acabar con un "sexo maquillaje", que puede ser muy placentero y proporcionar a la víctima la sensación de que él o ella le valora, y le ama de verdad.

Inevitablemente, en las relaciones verdaderamente abusivas, el período de latencia termina con el comienzo de otro episodio de abuso, el abusador se siente más enojado, con falta de respeto o tratado mal de alguna manera y el ciclo comienza de nuevo.

Aunque el abuso es cíclico, es repetitivo y previsible, también es intermitente, y el resto de la relación podría ser percibida como buena o suficiente. En este contexto, las víctimas suelen racionalizar que en realidad no son víctimas de abuso, que su pareja realmente los ama a pesar de ser abusivo (tener mal carácter) y que no es malo, que el abuso no es realmente tan malo, y otras declaraciones similares. Las víctimas empiezan a generar excusas para justificar a su agresor, a pensar en cada episodio de abuso como "un error de interpretación " (incluso cuando no lo es), y centrarse en los aspectos positivos de la relación (en particular más en las cosas positivas que en la culpa / fase de latencia del ciclo de abuso) y convencerse de que la relación es muy buena y que todo el mundo tiene algunos problemas en una relación, es decir, “mi pareja- termina creyendo- de vez en cuando pierde su temperamento cuando ha tenido problemas en el trabajo, con un compañero, etc. o para aquellas con muy baja autoestima, las racionalizaciones pueden ser pensamientos tales como "No merezco algo mejor" o "esta es la mejor relación que puedo conseguir en mi vida."

Las víctimas  con baja autoestima pueden tener cantidad de creencias como creer que van a estar solas para siempre si se marchan.  Creer que ellas son el problema y que sólo escogerían a otra pareja abusiva de todos modos ¿por qué no quedarse con éste? Pueden creer que no merecen nada mejor que ser golpeada o violada regularmente. Los abusadores pueden reforzar la falta de autoestima diciendo que el abuso es normal, que están exagerando, etc. esto las mantiene paralizadas y dispuestas a aceptar algo que no es más que "lo suficientemente bueno”

Las víctimas que tratan de romper con parejas abusivas pueden encontrar que el abuso se intensifica a proporciones peligrosas. Las parejas abusivas pueden acechar a las víctimas que tratan de escapar o salir del maltrato, golpearlas severamente, o tratar de controlar su capacidad para salir de la relación. También amenazar con matar o lastimar a la víctima o a los hijos, puede amenazar con hacerse daño, con el suicidio para inducir a la victima sentir compasión  ellos y luego quedarse para prevenir el suicidio.

La combinación del déficit interno de autoestima, abuso real intermitente, sexo maquillaje o la atención de otros positivos obtenidos a raíz de los episodios de abuso, y la escalada de amenazas cuando la víctima intenta huir es suficiente para convencer a muchas víctimas a quedarse. Cada vez que una víctima perdona a un abusador, abusador que se ve reforzada por ser abusivo, y se vuelve mucho más probable que el abusador será abusiva en el futuro. El efecto neto es que el abuso tiende a continuar por siempre hasta que la víctima encuentra el coraje para salir o acaba con la muerte ( el homicidio, en el más grave de los casos de violencia). 



El Ciclo del Abuso




No te quedes después del primer maltrato, di No y vete sin mirar atrás.




No hay comentarios:

Publicar un comentario